Tecnología para la trazabilidad de vegetales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Senasa sumó una herramienta que administra una base de datos, segura, replicada y distribuida entre varios usuarios; y protegida por métodos criptográficos con el fin de garantizar la trazabilidad de la producción vegetal y la seguridad fitosanitaria.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) incorporó la tecnología blockchain como herramienta para brindar mayor seguridad fitosanitaria a la producción vegetal de la Argentina, en especial en las áreas protegidas de plagas.

Se trata de un registro de datos compartidos y asegurados por la tecnología de protección de métodos criptográficos. Los datos son compartidos en línea de manera segura, verificada e inamovible, ya que cada registro es único, está encriptado y no se puede eliminar; solo puede ser actualizado por el consenso de la mayoría de los participantes del sistema.

La herramienta fue desarrollada por la Coordinación del Sistema Único de Fiscalización Permanente (SUFP) del Senasa siguiendo los lineamientos técnicos de Blockchain Federal Argentina (BFA). Desde el Senasa expresan que esta aplicación significa un «destacado salto tecnológico, agregando valor al producto trazado, al comenzar a implementarla en la certificación de los tratamientos cuarentenarios en hospedantes destinados a las áreas protegidas del país». En este sentido, la tecnología aplicada se implementa al momento de la emisión del certificado de tratamiento cuarentenario, estampando al documento y haciéndolo inviolable.

Al respecto, el coordinador del SUFP del Senasa, Ariel Splenser manifestó que “luego de varios años trabajando en la tecnificación a través de la implementación de sistemas informáticos, la incorporación de la tecnología Blockchain jerarquiza al organismo, dando confiabilidad a los procesos y mayor seguridad fitosanitaria al asegurar la correcta aplicación de los tratamientos cuarentenarios». A través de lo cual se pone en valor la tarea de todos los actores de la cadena frutihortícola, aseguró Splenser.

La palabra inglesa significa “cadena de bloques”, estos serían representados por las transacciones que se registran a través de un «asiento contable visible», en tiempo real, para los todos los participantes de la cadena productiva, en la cual cada uno de ellos valida la información. Todo el proceso sucede a través de una plataforma digital.

El método de encriptación permite que cada registro sea único y no se pueda eliminar. Solo puede ser actualizado por el consenso de la mayoría de los participantes del sistema.

Según explican desde el Senasa, se estima que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas –casi 1 de cada 10 habitantes– por ingerir alimentos contaminados y que 420.000 mueren por esta misma causa, con la consiguiente pérdida de 33 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por esta razón, la tecnología de Blockchain al ofrecer seguridad y transparencia en los datos desde la producción del alimento hasta el consumidor, «podría detectar productos contaminados en cuestión de segundos» afirman desde la entidad sanitaria. Pues, mediante un código QR que puede escanearse desde el celular, se puede acceder a todo el proceso de producción, elaboración y comercialización del producto.

Fuente: www.elagrario.com. Autora: Valeria Pirotta

Deja un comentario

Notas Relacionadas: