Internet of Things (IoT): un aliado de la economía circular

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La economía circular tiene un aliado en el Internet de las Cosas. La capacidad de los objetos para comunicarse y transferir datos entre ellos permite en primer lugar hacer correr la información, elemento fundamental en la transición del paradigma de Economía lineal, producción-consumo-residuo, a la Economía circular que tiene en reparabilidad, duración y reciclabilidad. de productos su punto de apoyo. Para habilitar el Internet de las cosas en el entorno empresarial, existe la tecnología RFID, identificación por radiofrecuencia, que también es capaz de acelerar la transición ecológica al fabricar bienes y productos inteligentes a través de una simple etiqueta electrónica.

“La etiqueta de radiofrecuencia, aplicada al inicio del ciclo de vida de un producto o activo, permite potencialmente monitorear todo su ciclo de vida, desde su creación hasta su eliminación, posibilitando la transmisión y el intercambio de la identidad de esa pieza específica”, explica Linda Vezzani, especialista en visibilidad GS1 y estándares RFID de GS1 Italia. La calidad, consistencia y confiabilidad de los datos transmitidos son fundamentales en este paso. «Si esta identidad se expresa a través de un lenguaje global como el estándar GS1 EPC (Código de producto electrónico), la información, oportuna e inequívoca de la pieza, circula más y entre los diferentes actores de la cadena de suministro. En este punto, una mayor visibilidad sobre la historia del producto permite identificar procesos que se pueden mejorar e intervenir para optimizarlos, continúa Vezzani, El EPC soporta no solo productos y flujos físicos de mercancías, junto con la tecnología RFID, sino también y sobre todo flujos de información a los relacionados”.

¨Sí, porque la circulación de la información, cuando falta, es la base de muchas cuestiones críticas, pero a menudo es la solución para optimizar los procesos de negocio¨, como recordaba el padre del IoT, Kevin Ashton, en una entrevista reciente: «Quedó claro para mí que el problema no eran los productos sino su información, dijo explicando la génesis del Internet de las Cosas, una conclusión inesperada hacia finales de los noventa, porque Internet era algo nuevo».

Hoy, después de más de 20 años, la posibilidad de conectar objetos a través de una tecnología como RFID, garantizando la circulación de información precisa y unívoca, no solo aumenta la eficiencia y eficacia de la empresa, sino que puede apoyar la transición verde. Las ventajas son diferentes: «Son ventajas vinculadas a la identificación, clasificación y seguimiento del historial de una sola pieza, con la posibilidad de actuar a nivel aguas arriba, rastreando materias primas y/o componentes aguas arriba (quizás reciclados o con bajo impacto ambiental). Fundamental es el papel que juega RFID en el seguimiento del ciclo de vida del producto aguas abajo, hasta, si hablamos de Industrias Técnicas, mantenimiento, reparación, desmantelamiento/eliminación. En general, la tecnología RFID aumenta la precisión de múltiples procesos, incluido el inventario y la retirada de productos. Un inventario gestionado con RFID, por ejemplo, se realiza con mayor frecuencia y puntualidad. Esto permite mantener un nivel adecuado de existencias sin exceder o desperdiciar productos (con una vida útil reducida) o materiales, transporte (y las consiguientes emisiones) o espacio», explica Linda Vezzani.

Pero las etiquetas de radiofrecuencia permiten la interoperabilidad incluso entre varias empresas «aumentando la visibilidad sobre los procesos y su optimización, por lo tanto, sobre el impacto ambiental. La economía circular en sí misma, considerada el paradigma más prometedor para una economía de desperdicio cero, para ser implementada completamente, debe involucrar a toda la cadena de suministro y requiere un enfoque colaborativo a lo largo de toda la cadena de suministro. Desde un punto de vista colaborativo, RFID puede potenciar todos aquellos procesos compartidos entre múltiples socios, estamos hablando de envío, recepción, transferencia de propiedad (donde, sin embargo, el identificador del producto / activo no cambia, pero lleva consigo su historial anterior) reemplazo o reparación y eliminación. En este contexto, el desafío es precisamente lograr que toda la cadena de suministro adopte la tecnología EPC/RFID. De esta forma, muchos procesos serían más eficientes con la consiguiente reducción de tiempos y costes de gestión, se conseguiría una mayor visibilidad del producto o activo, requiriendo menos recursos de los que actualmente se utilizan para obtener uno comparable o inferior. Finalmente, habría una mayor circulación de información, vinculado de forma única a un código EPC, con un impacto positivo en la reducción de residuos», concluye la experta de GS1 Italia.

Fuente: tendenzeonline.info

Deja un comentario

Notas Relacionadas: